PROTOCOLO INTERNO DE HIGIENE EN EL CONTEXTO DE LA CRISIS SANITARIA PROVOCADA POR EL COVID-19

 

NOTA: la mayoría de las medidas descritas a continuación ya eran efectivas antes de la presente crisis.

DURANTE LA CRISIS:
  • Los espacios comunes interiores permanecerán cerrados a excepción de los espacios dedicados al desayuno cuyas horas de utilización son entre las 8 y las 10h, todos los días. Estos deberán ser usados el mínimo tiempo posible.
  • Las alfombras serán retiradas de las zonas de paso (en caso de haber más de un grupo hospedado) así como la mayoría de objetos decorativos.
  • El uso de mascarilla es obligatorio dentro de la casa principal.

Colaboradores

  • El uso de mascarilla y de guantes es obligatorio durante la limpieza de la casa.
  • Durante cualquier interacción con clientes dentro de la propiedad, incluyendo check-in y check-out, será obligatorio el uso de mascarilla por ambas partes.
  • Ningún colaborador será aceptado dentro de la Quinta si presentase cualquier síntoma de enfermedad.

Limpeza e higiene de los espacios interiores

  • Las habitaciones y cuartos de baño se limpiarán con detergentes, con base de lejía, y desinfectados con soluciones con un contenido de alcohol de mínimo 70%. Se prestará especial atención a los elementos de contacto frecuente como interruptores, pomos de puerta, etc.
  • La ropa de cama y de baño serán retiradas con especial cuidado, para no levantar partículas, y desinfectadas a continuación. Igualmente, toda la ropa será sistemáticamente desinfectada y lavada a alta temperatura por un servicio de lavandería profesional.
  • Los espacios comunes de acceso y paso serán desinfectados varias veces al día, sobre todo los elementos de uso frecuente como interruptores, pomos de puerta y pasamanos.
  • No habrá limpieza diaria de las habitaciones a fin de reducir al máximo el riesgo de exposición. El cambio de ropa de baño y cama se hará bajo petición de los huéspedes siempre que lo necesiten.

Servicio de comidas

  • La desinfección de manos a la llegada al comedor es obligatoria, así como el uso de mascarilla hasta estar sentado a la mesa.
  • No habrá buffet de desayuno, sino que se ofrecerá a cada huésped un plato confeccionado previamente por el personal de servicio en la cocina, tomando todas las medidas de seguridad e higiene necesarias, como el uso de mascarilla o la desinfección de manos.
  • El tiempo en el comedor deberá ser reducido al máximo y limitado al tiempo necesario para desayunar, para una rotación más eficaz y así reducir al máximo el contacto entre huéspedes.
  • La capacidad del comedor está reducida al 50% y la distancia mínima de seguridad de 2m. deberá ser respetada.
  • La vajilla se lavará en máquina a temperatura elevada.
  • No se permite el uso del comedor fuera de las comidas organizadas por la Quinta.

Espacios comunes exteriores

  • Los espacios comunes exteriores pueden utilizarse sin el uso de mascarilla. Se deberá respetar, entre huéspedes que no pertenezcan al mismo grupo, una distancia mínima de seguridad de 2m.
  • El nivel de cloro de la piscina es el estándar. Semanalmente se realiza un control de calidad del agua.
  • Dentro de la piscina se deberá respetar, entre huéspedes que no pertenezcan al mismo grupo, una distancia mínima de seguridad de 2m.
  • Igualmente, entre hamacas, se deberá respetar, entre huéspedes que no pertenezcan al mismo grupo, una distancia mínima de seguridad de 2m.

En caso de existencia de síntomas

  • En caso de aparición de síntomas, el huésped deberá comunicárselo a los propietarios de la Quinta inmediatamente y permanecer en cuarentena en su habitación junto con su acompañante, si lo tuviera. La situación será comunicada a la DGS (Dirección Nacional de Salud), que tomará las medidas necesarias al respecto.
  • En caso de que la estancia llegase a su fin, la Quinta tendrá reservado un espacio previsto para el huésped y su acompañante a fin de que puedan permanecer en él hasta que la situación quede resuelta.
  • El huésped contará con el apoyo necesario de la Quinta hasta el momento de su salida.
  • En caso de que el cliente contraiga la enfermedad en las 2 semanas posteriores al final de su estancia en la Quinta, éste deberá informar a la misma inmediatamente, y viceversa.